Cómo hablar con su hijo sobre el tratamiento

El tratamiento médico puede ser emocional y psicológicamente difícil para un niño.

Explicarle a su hijo qué sucederá y por qué puede aliviar el estrés y ayudarlo a cooperar con los enfermeros, los médicos y otros proveedores.

Saber qué esperar y desarrollar estrategias de afrontamiento hará que el procedimiento sea más fácil de manejar para su hijo. Con herramientas para afrontar la experiencia, padecerá menos sufrimiento emocional y trabajará de manera más constructiva con los proveedores.

Proporcione a su hijo información precisa en el lenguaje más amable posible. Dígale a su hijo el propósito del procedimiento. Explíquele cada paso importante del procedimiento y por qué se lleva a cabo.

Es útil decirle lo que verá, escuchará, sentirá y olerá durante el proceso. Su equipo médico o un terapista de vida infantil pueden ayudarlo con parte de esa información.

Cree y ensaye estrategias de afrontamiento con su hijo, como distracción e imágenes guiadas.

Guía por edades para hablar con los niños sobre el tratamiento médico

Bebés

  • A esta edad, la preparación es principalmente para los padres. Los padres deben preguntar al equipo de atención médica qué esperar durante el procedimiento.
  • Si es posible, los padres deben participar en el cuidado de sus bebés.
  • Dejar un chupete o un pulgar accesible puede ayudarlos a sentirse cómodos y minimizar el estrés.
  • Envuelva a los bebés en mantas para ayudarlos a mantenerse tranquilos y quietos.
  • Use una posición tranquilizadora siempre que sea posible. Esta técnica para sostener al bebé lo consuela durante los procedimientos. Su terapista de vida infantil puede ayudarlo con consejos de posicionamiento tranquilizador.

Niños pequeños (entre 1 y 3 años)

  • Hable con los niños pequeños con no más de un día de antelación para que no experimenten ansiedad innecesaria.
  • Explique los procedimientos en palabras simples y fáciles de entender.
  • Cuando sea posible, permita que su hijo mire, manipule y haga preguntas sobre cualquier equipo antes de usarlo.
  • Dé opciones a los niños pequeños para que sientan que tienen cierto control.
  • Puesto que los niños pequeños temen separarse de los padres, la presencia de los cuidadores y los padres es crucial.
  • Lleve objetos de apego al hospital, como una manta o un animal de peluche.
  • Lea libros de cuentos sobre la experiencia médica y juegue con equipos médicos reales y ficticios para que los niños pequeños sepan qué esperar.
  • Asegúreles a los niños pequeños que no han hecho nada para provocar la situación.
  • Use una posición tranquilizadora siempre que sea posible. Esta técnica para sostener al bebé lo consuela durante los procedimientos. Su terapista de vida infantil puede ayudarlo con consejos de posicionamiento tranquilizador.

Preescolar (entre 3 y 5 años)

  • Planifique una estrategia de afrontamiento con anticipación y permita que los niños en edad preescolar elijan técnicas que puedan ayudarlos.
  • Use explicaciones simples para describir lo que los niños escucharán, verán, olerán y sentirán en el hospital.
  • Hágale preguntas abiertas a su hijo en edad preescolar para descubrir sus miedos y fantasías.
  • Refuerce la idea de que nadie tiene la culpa, esto no es su culpa y no han hecho nada malo. La enfermedad o lesión no es un castigo.
  • Lea libros sobre experiencias hospitalarias.
  • Juegue al “hospital” con equipos médicos reales o ficticios.
  • Use una posición tranquilizadora siempre que sea posible. Esta técnica para sostener al bebé lo consuela durante los procedimientos. Su terapista de vida infantil puede ayudarlo con consejos de posicionamiento tranquilizador.

Edad escolar (entre 5 y 12 años)

  • Use diagramas, imágenes y objetos para explicar a los niños su situación médica.
  • Explique qué equipos médicos se usarán y qué sucederá.
  • Deje que los niños expresen sus sentimientos y valide sus miedos (dígales que es normal o natural tener miedo).
  • Encuentre una tarea para su hijo que sea de ayuda para los médicos, los enfermeros o para usted.
  • Sea honesto. Explique el procedimiento: quién, qué, por qué, cuándo y dónde.
  • Planifique una estrategia de afrontamiento con anticipación.
  • Use una posición tranquilizadora siempre que sea posible. Esta técnica para sostener al bebé lo consuela durante los procedimientos. Su terapista de vida infantil puede ayudarlo con consejos de posicionamiento tranquilizador.

Adolescentes (13 años en adelante)

  • Use información detallada, explicando las imágenes y sonidos del entorno hospitalario o procedimiento.
  • Si su hijo adolescente hace más preguntas, proporcione información más detallada.
  • Respete su necesidad de privacidad.
  • Tenga en cuenta que los adolescentes pueden saber menos de lo que parece, pero pueden tener miedo o vergüenza de admitirlo.
  • Use una posición tranquilizadora siempre que sea posible. Esta técnica para sostener al bebé lo consuela durante los procedimientos. Su terapista de vida infantil puede ayudarlo con consejos de posicionamiento tranquilizador.

Historias relacionadas

Top 3 viruses going around at the moment
Slow growth, short stature: Is it hypopituitarism?
6 things parents can have to help kids during cold and flu season
A 504 plan for diabetes helps keep kids safer and get the most out of school
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software