Pie varo o hallux valgo

¿Qué es el pie varo (anteversión femoral)?

Uno de los problemas más comunes para caminar que lleva a los padres a buscar un ortopeda para sus hijos es el pie varo, también conocido como “hallux valgo” o por su nombre clínico, “anteversión femoral”. La afección se caracteriza porque los pies del niño apuntan hacia adentro en lugar de hacia adelante al caminar o correr.

Es natural preocuparse por cómo se desarrollan y crecen las piernas de su hijo. Las caderas y las piernas experimentan cambios a medida que su bebé se prepara para caminar. Estos cambios pueden asemejarse a las piernas arqueadas, los pies varos y las “rodillas valgas”.

Estas son etapas naturales y necesarias para la transición del cuerpo del niño de estar acurrucado en el útero a caminar alrededor de la mesa de café. Todo está diseñado para que el niño pueda caminar.

Etapas de crecimiento

Primera infancia

Los bebés tienen ligamentos tensos en las caderas que mantienen las piernas hacia afuera. A menudo, las espinillas están torcidas hacia adentro, posiblemente debido al espacio reducido en el útero. Esta afección se conoce como “torsión tibial interna” o “metatarso aducto (MTA)”. Es una afección natural que los niños normalmente superan.

Años de deambulación

En un principio, caminar es un proceso torpe. Las rodillas de los niños pequeños están volteadas hacia afuera y los pies apuntan hacia adelante: los pequeños no parecen estar hechos para caminar. Si las espinillas están torcidas hacia adentro, lo que se denomina “torsión tibial interna”, puede parecer que las piernas están arqueadas. La postura con las piernas arqueadas puede ayudar a los niños pequeños a mantener el equilibrio cuando intentan ponerse de pie.

Alrededor de los 15 meses de vida, las caderas de un niño rotan hacia adentro. Los pies pueden girar aún más hacia adentro, causando un efecto de pie varo. El crecimiento corrige este desarrollo con el tiempo, generalmente antes de los 3 años. Llegado ese momento, los padres pueden desarrollar una nueva inquietud: que el niño parezca tener “rodillas valgas”. Esto mejorará a medida que el crecimiento continúe durante los años escolares.

Edad escolar

El pie varo o hallux valgo es lo normal entre los 3 años y los primeros años de la adolescencia. A menudo, los pies se ven rectos cuando el niño se pone de pie, pero giran hacia adentro cuando camina. Esto es peor cuando están cansados. Esta afección es causada por la alineación natural hacia adentro de los fémures y las caderas (anteversión femoral).

La alineación de los fémures también permite que algunos niños se “sienten en W”. Esta es una posición imposible para la mayoría de los adultos. Sentarse en W no tiene efectos sobre el desarrollo de la cadera; es solo una posición cómoda para sentarse para muchos niños. A medida que el niño crece, es probable que esta posición se vuelva menos cómoda y que el hallux valgo disminuya.

Es importante saber que la anteversión no está relacionada con problemas ortopédicos en adultos. No causa artritis ni otros daños en las piernas. Animar al niño a que se siente con las piernas cruzadas ayuda a entrenar las piernas para que se muevan menos cuando se pone de pie y camina.

Pie plano

La rotación de las piernas también afecta a los arcos de los pies. Puede hacer que los pies giren hacia adentro y que los arcos se aplanen al estar de pie. Los arcos son flexibles para soportar el estrés de caminar, correr y saltar. Los médicos pueden probar esto haciendo que el niño se pare de puntillas. A medida que ascienden, los arcos mejorarán y luego se aplanarán nuevamente a medida que descienden.

Tratamientos

En el pasado, los médicos recomendaban calzado correctivo rígido y ortesis para corregir estas afecciones de rotación naturales. Incluso se les decía a los padres que colocaran los zapatos de sus hijos en los pies equivocados para remodelar los huesos y las articulaciones. Las piernas y los pies de estos niños mejoraron como parte del proceso de desarrollo normal, y se dio por sentado que eran el calzado y las ortesis que habían corregido el problema. Pero resulta que esos zapatos incómodos y ortesis no eran necesarios. Los cambios de rotación en las piernas y los pies de los niños son naturales. Los niños tardan años en lograr la alineación y función definitivas de las piernas.

Cada niño es diferente. Cada niño es un trabajo en progreso. Trabajamos con usted para seguir el progreso de su hijo para que pueda tener los mejores resultados.

Historias relacionadas

What to expect during an ACL tear recovery
Norton Children’s opens new Hikes Point campus
Las 7 lesiones deportivas por uso excesivo más comunes en los niños
El anclaje para la escoliosis ofrece a los niños más beneficios y una recuperación más rápida
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software