Hipertensión pulmonar

Envíe una solicitud o llame para programar una cita.

La hipertensión pulmonar en bebés y niños mayores se refiere a la presión arterial alta en las arterias pulmonares. Esto hace que el ventrículo derecho del corazón trabaje más, lo que puede hacer que se agrande y se debilite, y posiblemente falle.

La hipertensión pulmonar en los bebés puede ser deberse a anomalías cardíacas congénitas que permiten un mayor flujo de sangre a los pulmones. Las anomalías cardíacas congénitas también pueden provocar hipertensión pulmonar a medida que los niños crecen.

Los cardiólogos intervencionistas del Norton Children’s Heart Institute, afiliado a la Facultad de Medicina de la UofL, fueron algunos de los primeros en el mundo en usar un tapón microvascular Medtronic modificado para restringir el flujo sanguíneo excesivo de la arteria pulmonar, que puede causar hipertensión pulmonar en recién nacidos.

Causas de la hipertensión pulmonar en bebés

Ciertas anomalías cardíacas congénitas estructurales que no se tratan pueden causar hipertensión pulmonar en bebés, entre ellas:

Con el tiempo, una anomalía congénita puede dañar las arterias pulmonares, provocando hipertensión pulmonar. Si la afección sigue empeorando, puede provocar el síndrome de Eisenmenger, una afección en la que la hipertensión hace que se invierta el flujo de sangre entre las cavidades del corazón.

En raras ocasiones, los vasos sanguíneos de los pulmones se estrechan sin motivo conocido, una afección denominada “hipertensión pulmonar primaria o idiopática”.

Las anomalías estructurales en el lado izquierdo del corazón también pueden causar hipertensión pulmonar en bebés. Estas anomalías pueden incluir estenosis aórtica y estenosis mitral. La hipertensión pulmonar resulta del reflujo de sangre hacia los pulmones desde la aurícula izquierda.

Una afección de las venas pulmonares muy poco frecuente y de mal pronóstico es la estenosis de las venas pulmonares, que también hace que la sangre regrese a los pulmones. La obstrucción se sitúa entre el pulmón y la aurícula izquierda.

Un corazón que funciona mal, como se observa en la miocardiopatía grave o la miocarditis, puede generar hipertensión pulmonar debido al bombeo deficiente del corazón.

Una de las causas más comunes de hipertensión pulmonar en bebés es la enfermedad pulmonar causada por los respiradores. Muchos bebés prematuros son tratados con respiradores y oxígeno que, si bien les salvan la vida, pueden crear el efecto secundario de toxicidad por oxígeno y microdesgarros en los pulmones. A medida que el organismo trata de curar estas lesiones, se produce como resultado la fibrosis pulmonar. Esto hace que sea más difícil impulsar la sangre a través de los pulmones, lo cual da lugar a la hipertensión pulmonar. Cualquier enfermedad pulmonar puede causar un problema similar, como afecciones pulmonares del tejido conjuntivo o compresión pulmonar por hernia diafragmática.

La hipertensión pulmonar en bebés y otros niños es una afección grave y compleja. Los especialistas certificados del Norton Children’s Heart Institute tienen la experiencia y las habilidades para diagnosticar y brindar atención para la hipertensión pulmonar.

La Sociedad de Cirujanos Torácicos clasificó los cuidados cardíacos pediátricos del Norton Children’s Heart Institute entre los mejores de la región. Norton Children’s tiene una red de servicios de diagnóstico y tratamiento de extensión convenientemente ubicados en todo Kentucky y el sur de Indiana.

Síntomas de hipertensión pulmonar en niños

Los síntomas de la hipertensión pulmonar a menudo incluyen dificultad para respirar, que puede empeorar con el ejercicio o la actividad. Otros síntomas pueden incluir desmayos o debilidad durante la actividad, dolor en el pecho, labios, manos y pies azulados (cianosis) y estar más cansado que de costumbre.

Una anomalía cardíaca congénita (presente al nacer) es la causa más frecuente de hipertensión pulmonar en bebés y niños. La reparación quirúrgica de la anomalía cardíaca congénita a menudo mejorará la hipertensión pulmonar con el tiempo. Otra causa común es la enfermedad pulmonar debido a un parto prematuro o una afección congénita. La enfermedad pulmonar crónica también puede mejorar durante los primeros seis años de vida de un niño, lo que también puede mejorar la hipertensión pulmonar.

Diagnóstico de la hipertensión pulmonar en niños

Los cardiólogos pediatras del Norton Children’s Heart Institute pueden realizar varias pruebas para diagnosticar la hipertensión pulmonar en bebés y niños mayores. Algunas de estas pruebas pueden incluir:

  • Radiografía de tórax: Muestra una imagen del corazón y los órganos circundantes.
  • Ecocardiograma: Esta prueba usa ondas de sonido (ecografía) para producir imágenes del corazón y las estructuras de los vasos sanguíneos en una pantalla. Puede mostrar la estructura y el funcionamiento del corazón. El Norton Children’s Heart Institute tiene 28 ubicaciones de telecocardiografía en todo Kentucky y el sur de Indiana.
  • Electrocardiograma (ECG): Esta prueba verifica la actividad eléctrica del corazón para mostrar daños o ritmos irregulares.
  • Cateterismo cardíaco: Se inserta un tubo delgado y largo llamado “catéter” en un vaso sanguíneo grande en el cuello o la ingle y se guía hacia el corazón. Este procedimiento estudia la estructura y el funcionamiento del corazón, y proporciona mediciones directas del corazón y los vasos sanguíneos que lo rodean, como la arteria pulmonar. El cardiólogo pediatra intervencionista que realiza el procedimiento puede administrar diferentes gases, como oxígeno y óxido nítrico, durante el cateterismo para ver si mejora la hipertensión pulmonar. Esto ayudará a orientar la elección del mejor tratamiento para el niño.
  • Prueba de esfuerzo: Una prueba de caminata de seis minutos puede mostrar cuán cansado se siente su hijo durante el ejercicio y cuál es su capacidad respiratoria. También registraremos los niveles de oxígeno de su hijo a lo largo del tiempo para hacer un seguimiento de la evolución de la enfermedad.

Tratamiento de la hipertensión pulmonar

Si bien algunas formas de hipertensión pulmonar en bebés y niños mayores se pueden curar, otras requerirán que los especialistas del Norton Children’s Heart Institute brinden tratamientos para ayudar a aliviar los síntomas y ralentizar la evolución de la enfermedad.

El tratamiento para la hipertensión pulmonar puede incluir:

  • Cirugía para lesiones cardíacas congénitas que crean demasiado flujo sanguíneo pulmonar o que causan obstrucciones en el lado izquierdo
  • Medicamentos que facilitan el bombeo del corazón, hacen que el corazón se contraiga mejor o eliminan líquido del cuerpo (diuréticos)
  • Oxígeno, óxido nítrico o medicamentos que relajan los vasos de los pulmones
  • Anticoagulantes para prevenir los coágulos de sangre

La hipertensión pulmonar es una afección grave que requiere que un cardiólogo pediatra proporcione un plan de tratamiento de por vida. El programa de hipertensión pulmonar del Norton Children’s Heart Institute puede brindar esta atención en el Norton Children’s Hospital y a través de las 15 clínicas de extensión del Norton Children’s Heart Institute, que incluye cinco centros de atención ambulatoria del Norton Children’s Hospital ubicados en Bowling Green, Frankfort, Owensboro, Paducah y Shelbyville, Kentucky.

Por qué elegir el Norton Children’s Heart Institute

  • El Norton Children’s Hospital ha sido pionero en cirugía cardiotorácica pediátrica, habiendo realizado el primer trasplante de corazón pediátrico de Kentucky en 1986 y convirtiéndose en el segundo centro en Estados Unidos en realizar un trasplante de corazón infantil.
  • La Junta Americana de Cirugía Torácica ha certificado a nuestros cirujanos cardiotorácicos en cardiocirugía congénita.
  • The Adult Congenital Heart Association has accredited Norton Children’s Heart Adult Congenital Heart Disease Program as the only comprehensive care center in Kentucky and Indiana treating adults born with a heart defect.
  • Más de 17,000 niños al año visitan el Norton Children’s Heart Institute para recibir atención cardíaca avanzada.
  • El Norton Children’s Heart Institute tiene consultorios en Kentucky y el sur de Indiana para llevar los cuidados cardíacos pediátricos de alta calidad más cerca de su hogar.
  • La unidad de cuidados intensivos cardíacos (UCIC) Jennifer Lawrence en el Norton Children’s Hospital es la UCIC más grande de Kentucky, equipada con 17 habitaciones privadas y la última tecnología disponible para la atención cardíaca.

Historias relacionadas

Meet the Norton Children’s surgeon who delivers every heart transplant
What does a pediatric cardiac surgeon do?
New type of pacemaker gets Louisville girl active again
Norton Children’s Heart Institute now 100 transplants strong
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software