Conducto arterioso persistente (CAP)

Envíe una solicitud o llame para programar una cita.

El conducto arterioso persistente es una afección en la que un vaso sanguíneo que se forma naturalmente y que ayuda al bebé a obtener oxígeno de la placenta mientras está en el útero no se cierra correctamente después del nacimiento. El conducto arterioso está abierto mientras el bebé está en el útero para evitar que la sangre ingrese a los pulmones.

Los primeros llantos del recién nacido desencadenan el cierre del conducto arterioso persistente (abierto), un proceso que toma unos días. En algunos bebés, especialmente cuando nacen prematuros, el conducto arterioso persistente puede permanecer abierto demasiado tiempo y provocar una serie de afecciones médicas.

Una abertura grande y persistente hace que una gran cantidad de sangre circule hacia los pulmones. Un conducto arterioso persistente más pequeño puede cerrarse por sí solo antes del primer cumpleaños del niño.

Los tratamientos para cerrar un conducto arterioso persistente incluyen medicamentos, reparación mediante catéter, cirugía abierta tradicional y un procedimiento innovador mínimamente invasivo para implantar un pequeño tapón en la abertura.

El tapón del tamaño de un guisante, llamado Amplatzer Piccolo Occluder, es una alternativa a la cirugía cardíaca para cerrar el conducto arterioso persistente. Es una de las muchas terapias innovadoras utilizadas por los especialistas del Norton Children’s Heart Institute, afiliado a la Facultad de Medicina de la UofL. Una vez implantado, un cardiólogo intervencionista expande el Piccolo y, con el tiempo, crece tejido sobre su estructura de malla.

Más familias de Louisville y el sur de Indiana eligen a los especialistas certificados del Norton Children’s Heart Institute que a cualquier otro proveedor de cuidados cardíacos pediátricos de la zona. El tratamiento está disponible en Louisville o a través de una red de servicios de diagnóstico y tratamiento en todo Kentucky y el sur de Indiana.

Síntomas del conducto arterioso persistente

Un conducto arterioso persistente es más común en bebés prematuros y afecta al doble de niñas que de niños. También es común entre los bebés con síndrome de dificultad respiratoria neonatal, bebés con trastornos genéticos (como síndrome de Down) y bebés cuyas madres tuvieron rubéola durante el embarazo.

Los síntomas de un conducto arterioso persistente grande incluyen:

  • Pulso fuerte y contundente
  • Respiración rápida
  • Problemas de alimentación
  • Crecimiento deficiente
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración durante la alimentación
  • Cansarse muy fácilmente

Diagnóstico del conducto arterioso persistente

El proveedor de atención médica de su hijo escuchará el vaso sanguíneo abierto como un soplo cardíaco.

Las pruebas de seguimiento pueden incluir una radiografía de tórax, un electrocardiograma (ECG) para medir la actividad eléctrica del corazón, un ecocardiograma, que usa ondas sonoras para diagnosticar afecciones cardíacas, y análisis de sangre. Otras pruebas pueden incluir:

Una ilustración muestra el corazón de un niño con conducto arterioso persistente
  • Angiografía por TC: Un escáner de tomografía computarizada (TC) produce imágenes detalladas de los vasos sanguíneos después de la inyección de un medio de contraste.
  • Cateterismo cardíaco: Este procedimiento invasivo analiza la estructura, el funcionamiento y las mediciones directas de la presión del corazón y los grandes vasos sanguíneos.

Tratamiento del conducto arterioso persistente

Las cuatro opciones de tratamiento son:

Un cirujano cerrará un conducto arterioso persistente si el tamaño de la abertura es lo suficientemente grande como para que los pulmones se sobrecarguen de sangre, una afección que puede provocar insuficiencia cardíaca congestiva e hipertensión pulmonar.

El cirujano también puede cerrar la abertura para reducir el riesgo de desarrollar una infección cardíaca llamada “endocarditis”, que afecta el tejido que recubre el corazón y los vasos sanguíneos. La endocarditis es grave y requiere tratamiento con antibióticos intravenosos.

Por qué elegir el Norton Children’s Heart Institute

  • El Norton Children’s Hospital ha sido pionero en cirugía cardiotorácica pediátrica, habiendo realizado el primer trasplante de corazón pediátrico de Kentucky en 1986 y convirtiéndose en el segundo centro en Estados Unidos en realizar un trasplante de corazón infantil.
  • La Junta Americana de Cirugía Torácica ha certificado a nuestros cirujanos cardiotorácicos en cardiocirugía congénita.
  • The Adult Congenital Heart Association has accredited Norton Children’s Heart Adult Congenital Heart Disease Program as the only comprehensive care center in Kentucky and Indiana treating adults born with a heart defect.
  • Más de 17,000 niños al año visitan el Norton Children’s Heart Institute para recibir atención cardíaca avanzada.
  • El Norton Children’s Heart Institute tiene consultorios en Kentucky y el sur de Indiana para llevar los cuidados cardíacos pediátricos de alta calidad más cerca de su hogar.
  • La unidad de cuidados intensivos cardíacos (UCIC) Jennifer Lawrence en el Norton Children’s Hospital es la UCIC más grande de Kentucky, equipada con 17 habitaciones privadas y la última tecnología disponible para la atención cardíaca.

Historias relacionadas

Meet the Norton Children’s surgeon who delivers every heart transplant
What does a pediatric cardiac surgeon do?
New type of pacemaker gets Louisville girl active again
Norton Children’s Heart Institute now 100 transplants strong
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software