Comunicación interauricular

Una comunicación interauricular (CIA), a veces denominada “orificio en el corazón”, es un tipo de anomalía cardíaca congénita. Es una abertura anormal en la pared entre las aurículas, las cavidades superiores de llenado del corazón.

A través del orificio en el corazón, la sangre de la aurícula izquierda puede fluir hacia la aurícula derecha. Esto aumenta la cantidad de sangre que fluye hacia los pulmones. El aumento del flujo de sangre a los pulmones crea un sonido sibilante, conocido como soplo cardíaco. El soplo, junto con otros sonidos cardíacos específicos, a menudo es la primera pista que tiene un médico de que un niño tiene una CIA.

Los especialistas del Norton Children’s Heart Institute, afiliado a la Facultad de Medicina de la UofL, pueden diagnosticar y tratar la CIA con éxito.

Porque somos proveedores líderes de cuidados cardíacos pediátricos en Louisville y el sur de Indiana, nuestros especialistas tienen experiencia en la reparación exitosa de la comunicación interauricular o en la identificación de cuándo la afección se resolverá por sí sola a medida que su hijo crezca.

Los especialistas certificados del Norton Children’s Heart Institute tienen las habilidades y la experiencia para proporcionar un diagnóstico preciso y desarrollar un plan de tratamiento personalizado para usted y su hijo.

¿Qué causa un orificio en el corazón?

Los niños que tienen una CIA nacen con ella. El defecto ocurre mientras el corazón se está desarrollando durante el embarazo. El corazón se desarrolla a partir de un tubo grande. El tubo se divide en secciones que finalmente se convertirán en las paredes y cavidades del corazón. Si algo sale mal durante este proceso, se puede formar un orificio en la pared (tabique) que separa la aurícula izquierda de la aurícula derecha.

En algunos casos, la tendencia a desarrollar una CIA puede ser hereditaria. Los síndromes genéticos pueden causar piezas adicionales o faltantes de cromosomas que pueden estar asociadas a la CIA. Sin embargo, la mayoría de las CIA no tienen una causa clara. Tampoco está claro por qué las CIA son más comunes en las niñas que en los niños.

Síntomas de la comunicación interauricular

El tamaño y la ubicación de una CIA determinan los síntomas que causa. La mayoría de los niños con CIA parecen estar sanos y no tener síntomas. La mayoría se siente bien y crece y aumenta de peso normalmente.

Los niños con CIA más grandes y más graves pueden tener los siguientes síntomas:

Una ilustración de la comunicación interauricular

Una CIA que no se trata en la infancia puede provocar problemas de salud más adelante, incluido un ritmo cardíaco anormal (arritmia auricular) y dificultades del corazón para bombear sangre.

Diagnóstico de la comunicación interauricular

Un médico que sospecha que un niño tiene una comunicación interauricular podría derivarlo a un cardiólogo pediatra.

El cardiólogo podría pedir una o más de estas pruebas:

  • Radiografía de tórax: Una imagen del corazón y los órganos circundantes
  • Electrocardiograma (ECG): Un registro de la actividad eléctrica del corazón
  • Ecocardiograma: Video de una ecografía del corazón y el flujo de sangre a través de sus cavidades; esta prueba a menudo es la principal herramienta utilizada para diagnosticar una CIA

Tratamiento de la comunicación interauricular

El tratamiento dependerá de la edad del niño y del tamaño, la ubicación y la gravedad del defecto.

Los especialistas del Norton Children’s Heart Institute pueden determinar que una CIA muy pequeña no necesita tratamiento y se cerrará por sí sola. En estos casos, el cardiólogo puede recomendar visitas de seguimiento para observación.

Por lo general, si una CIA no se ha cerrado por sí sola cuando el niño comienza la escuela, el cardiólogo recomendará reparar el orificio, ya sea con cateterismo cardíaco o cardiocirugía.

Los médicos del Norton Children’s Heart Institute evaluarán la CIA para determinar si es necesario repararla quirúrgicamente. Si es necesaria una cirugía, por lo general recomiendan que se realice en la niñez.

¿Qué más debo saber?

En las semanas posteriores a la cirugía o al cateterismo cardíaco, el cardiólogo controlará el progreso de su hijo. Es posible que su hijo deba hacerse otro ecocardiograma para confirmar que el orificio en el corazón se ha cerrado por completo.

La mayoría de los niños se recuperan rápidamente del tratamiento y solo necesitarán visitas regulares de seguimiento con su cardiólogo. Incluso podría notar que en unas pocas semanas su hijo come más y está más activo.

Sin embargo, algunos signos y síntomas son motivo de inquietud. Si su hijo tiene problemas para respirar, llame al médico o acuda a una sala de emergencias de inmediato.

También llame al médico si su hijo tiene alguno de estos síntomas:

  • Color azulado alrededor de la boca o en los labios y la lengua
  • Falta de apetito o dificultad para alimentarse
  • Falta de aumento de peso o pérdida de peso
  • Languidez o disminución de la actividad
  • Fiebre persistente o inexplicable
  • Aumento del dolor, sensibilidad o supuración de pus del sitio de la cirugía

Que su hijo reciba un diagnóstico de afección cardíaca puede ser atemorizante. El cardiólogo pediatra de su hijo estará muy familiarizado con las CIA y con la mejor forma de controlar la afección. La mayoría de los niños a los que se les ha corregido una CIA continúan viviendo vidas saludables y activas.

Por qué elegir el Norton Children’s Heart Institute

  • El Norton Children’s Hospital ha sido pionero en cirugía cardiotorácica pediátrica, habiendo realizado el primer trasplante de corazón pediátrico de Kentucky en 1986 y convirtiéndose en el segundo centro en Estados Unidos en realizar un trasplante de corazón infantil.
  • La Junta Americana de Cirugía Torácica ha certificado a nuestros cirujanos cardiotorácicos en cardiocirugía congénita.
  • The Adult Congenital Heart Association has accredited Norton Children’s Heart Adult Congenital Heart Disease Program as the only comprehensive care center in Kentucky and Indiana treating adults born with a heart defect.
  • Más de 17,000 niños al año visitan el Norton Children’s Heart Institute para recibir atención cardíaca avanzada.
  • El Norton Children’s Heart Institute tiene consultorios en Kentucky y el sur de Indiana para llevar los cuidados cardíacos pediátricos de alta calidad más cerca de su hogar.
  • La unidad de cuidados intensivos cardíacos (UCIC) Jennifer Lawrence en el Norton Children’s Hospital es la UCIC más grande de Kentucky, equipada con 17 habitaciones privadas y la última tecnología disponible para la atención cardíaca.

Historias relacionadas

Meet the Norton Children’s surgeon who delivers every heart transplant
What does a pediatric cardiac surgeon do?
New type of pacemaker gets Louisville girl active again
Norton Children’s Heart Institute now 100 transplants strong
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software